Los diferentes modelos logísticos que puedes emplear en tu empresa

Existen diferentes modelos logísticos que puedes implantar en tu empresa. Te contamos cuáles son alguna de las opciones para que elijas la mejor para ti.

@BOOBOO - Logística

04 junio 2019

Para poder planificar una distribución de la mercancía y los recursos adecuada dentro de la cadena logística de tu empresa, debes conocer los diferentes modelos logísticos con los que puedes contar de cara a elegir el que mejor se adapta a tu caso. Deberás elegir, entre otras muchas cosas, opciones como la posibilidad de subcontratación de los almacenes y de la subcontratación de las flotas, la definición correcta de los intermediarios, etc.

La red de distribución de los productos y servicios es la variable más importante a la hora de definir la cadena de suministro de una empresa, ya que jugarán un papel clave en el nivel de servicio de nuestra empresa influyendo directamente en la eficiencia y entrega a tiempo de los pedidos de nuestros clientes. Conocer perfectamente los recursos de los que dispone nuestra empresa antes de tomar la decisión de qué modelo adoptar será clave para alcanzar el éxito.

¿Cuáles son los modelos de una red de distribución?

Existen varios factores que condicionan la elección de un modelo logístico determinado en una empresa, como pueden ser los costes derivados de la actividad, los recursos con los que cuenta la empresa o el tipo de negocio que desarrolla. A continuación, comentaremos varios tipos de modelo logístico que se pueden adaptar a tu negocio según el tipo de empresa con el que cuentes.

¿Cómo son los diferentes tipos de distribución que se pueden adoptar?

Distribución directa desde fábrica al cliente

Cuando hablamos de una red de distribución directa nos referimos a aquella en la que los productos salen directamente desde la fábrica al consumidor final, evitando cualquier tipo de intermediario por el camino. Se trata de un tipo de distribución mucho más rápida, en la que se ahorran costes al prescindir de intermediario que encarezcan el producto final. Sin embargo, presenta carencias a nivel comercial, ya que no dispondría de una equipo de personas que se dedique a dar a conocer el producto a venderlo directamente al consumidor.

Distribución escalonada

La clave de este tipo de cadena de distribución es que cuenta con varios almacenes principales o reguladores que son los encargados de recibir la mercancía directamente desde el fabricantes y posteriormente se encargan de distribuir los productos a almacenes regionales más pequeños que serán los encargados de enviar la mercancía directamente al consumidor final en la última etapa del proceso.

El objetivo principal de este tipo de red suele ser aproximar los productos a los puntos finales de consumo y ahorrar costes optimizando el transporte al máximo a la hora de entregar al consumidor final.

Distribución directa a través de un almacén regulador

La distribución directa que se realiza a través de un almacén regulador es muy parecida a la directa desde fábrica al cliente, sólo que en este tipo de distribución existe un almacén, que se sitúa entre la producción y el cliente final, donde los productos se encuentran almacenados esperando su salida. Normalmente, este tipo de logística se realiza cuando la producción es muy elevada y, en ocasiones, es necesario disponer de una gestión de inventario intermedia.

Outsourcing en la distribución (Subcontratación)

En este tipo de distribución los productos pasan por diferentes manos a lo largo de la cadena entre las que encontramos servicios subcontratados por la empresa, como pueden ser almacenes o transporte. Una de las razones principales que puede llevar a la empresa a llevar a cabo este tipo de distribución es el ahorro de costes, ya que la contratación de servicios puede depender del nivel de actividad que tenga la empresa en cada momento. Las empresas que son subcontratadas desarrollan su actividad en nombre de la empresa que les contrata.

Dropshipping

Existe un modelo de distribución y logístico muy concreto en caso de que tu negocio sea una tienda online, se trata del dropshipping.

El dropshipping es un tipo de método de venta minorista, generalmente online. En lugar de que una tienda que almacene productos (de manera interna o externa), la tienda solo se ocupará de vender, haciendo prácticamente de intermediario entre el proveedor externo y el cliente final. En el momento que el consumidor efectúa la compra en la tienda, se emite una orden de compra al proveedor externo que almacena la mercancía y es este quien envía directamente el producto al cliente final. De esta manera, el producto nunca es almacenado por la tienda, ahorrando costes significativamente.

Ahora que ya conoces algunas de las opciones que tienes a la hora de adoptar una cadena de distribución en tu empresa, elige la que mejor se adapte a ti y comienza a optimizar tus recursos al máximo para marcar la diferencia en tu sector.

Artículos relacionados