Segunda parte: Mercancías especiales: transporte de residuos sanitarios

Por Equipo BooBoo  ·  10 noviembre 2020

Mercancías especiales: transporte de residuos sanitarios

La pandemia del COVID -19 ha planteado una situación extraordinaria en el incremento de los residuos sanitarios generados, y en consecuencia una complicación añadida en la gestión operativa de dichos residuos. Sin duda, un gran impacto para los operadores logísticos, que han tenido que tomar medidas excepcionales de contingencia, para aumentar la seguridad y los procesos en el transporte de este tipo de mercancía. 

La clave para tener una logística de transporte exitosa es la organización y planificación, esto con el fin de evitar afectar el medio ambiente y la calidad de vida de las personas. En este post explicamos cómo influye cada uno de los residuos en la gestión de transporte.

¿Cómo influye el tipo de residuo en la gestión logística?

El tipo de residuo afecta a la gestión logística. Es necesario seguir un proceso de identificación, recolección, separación, almacenamiento, transporte, tratamiento y eliminación de estos residuos. A este proceso, se le debe incluir un tratamiento de desinfección, protección y formación del personal.

Estos residuos sanitarios deben ser embalados, marcados, etiquetados y transportados de forma segura para su eliminación. 

En este punto hay que tener en cuenta que se desarrollan dos tipos de gestión: la gestión interna del centro productor que abarca la recogida, transporte y almacenamiento de estos residuos. Y en segundo lugar, la gestión externa del centro productor que regula la recogida de residuos del centro sanitario, almacenamiento de los envases y los contenedores en el centro de tratamiento y eliminación de los diferentes tipos de residuos. 

El tipo de residuo se distingue el el proceso de gestión logística del siguiente modo:

  • Residuos no peligrosos: residuos de clase I y II. 
  • Residuos peligrosos: residuos de clase III y IV. 
  • Residuos radiactivos: de clase V, cuya eliminación es competencia de la empresa ENRESA. 

Recogida de residuos sanitarios

Para garantizar la eficiencia en la recogida de los residuos sanitarios en estos momentos de incertidumbre, se deben de tener en cuenta tres prácticas:

  1. Determinar la capacidad máxima de los residuos durante su transporte. 
  2. Garantizar una comunicación interna clara y consistente en toda la red del trabajo.
  3. Involucrarse basándose en la comunicación coherente mencionada en el punto anterior. 

En la recogida de residuos sanitarios hay que tener mucho cuidado para no trasladar la posible contaminación a otro medio receptor. Se pueden mezclar residuos siempre y cuando se identifiquen como residuos sanitarios del mismo tipo, es decir, siendo estos de la misma clase; Clase I, II, III, IV y V. Una vez clasificados, es importante tener un control sobre el almacenamiento de los mismos.

En la situación actual de pandemia se generan muchos residuos hospitalarios de material de protección o material médico que pueden estar contaminados. Según la Organización Mundial de la Salud el virus de COVID-19 pertenece al Grupo de riesgo 4 (riesgo individual y poblacional elevado).

Riesgos del transporte de residuos sanitarios

Como estamos viendo, el transporte de residuos sanitarios, en especial los que se están generando con la pandemia, es muy delicado. 

Es necesario aplicar protocolos de prevención y controles de seguridad para proteger al personal expuesto: trabajadores del centro productor, transportistas y personal encargado del tratamiento y eliminación de estos residuos. 

La utilización de equipos de protección individual (EPI) y el uso de contenedores de transporte de residuos son necesarios para garantizar las medidas preventivas. 

Los residuos sanitarios deben de separarse y no se deben mezclar con residuos peligrosos. De esta manera, evitamos mezclas que puedan suponer un aumento de la peligrosidad.

Para hacer frente a posibles riesgos, los residuos sanitarios serán transportados al almacén de residuos sanitarios con un tiempo máximo de 12 horas. Los contenedores y sistemas de transporte se deben limpiar adecuadamente con agua a presión y detergente. Las bolsas no deben de almacenarse unas encima de otras, ni han de ser comprimidas para transportar mayor cantidad en un solo trayecto. 

En conclusión, es necesario realizar los protocolos de prevención cuidadosamente para una logística de transporte satisfactoria, teniendo en cuenta que son mercancías especiales que pueden poner en peligro a la sociedad.  Por lo tanto, hacer frente a los posibles riesgos y disminuirlo es función de unos procesos logísticos de transporte eficaces en donde se evalúa cada  tipo de residuo y su riesgo, para efectuar la recogida que sea necesaria.