Drones: el futuro de la última milla

Por Equipo BooBoo  ·  8 octubre 2020

Drones: el futuro de la última milla

El futuro es ahora, y aunque aún no es habitual que los robots llamen a tu puerta para entregarte un paquete o que “te caiga del cielo” a través de drones repartidores, es una de las líneas en las que desde hace tiempo trabaja el sector logístico para optimizar los procesos de reparto y ahorrar costes.

Empresas como Amazon, UPS, Alphabet (matriz de Google) y otras compañías tecnológicas apuestan por los drones repartidores de cara al futuro del comercio online. El sector del retail es uno de los que más está aunando esfuerzos para adoptar estas soluciones, pero es en el sector logístico, en el ámbito del reparto y la paquetería donde a priori parece más sencillo.

No obstante, aún queda camino por recorrer. Más adelante veremos cuáles son las ventajas y los inconvenientes en torno al uso de estas soluciones tecnológicas y los retos a afrontar.

En qué consiste el reparto con drones y algunos ejemplos

El principal objetivo del reparto con drones es ahorrar costes y poder hacer frente de manera eficaz a las entregas de última milla que por lo general son el punto más lento y caro en la cadena de reparto.

Además, vivimos una época en la que la inmediatez es clave en muchos aspectos de nuestro día a día. Los envíos en 24 horas se han normalizado y las empresas y compañías logísticas buscan la manera de satisfacer esa demanda eficientemente.

Como curiosidad, oficialmente la primera entrega a domicilio realizada por un dron fue un pedido de Domino’s Pizza en 2016. Tuvo lugar en la ciudad neozelandesa de Auckland.

Reparto con drones de Amazon: luz verde a Prime Air

El gigante del comercio electrónico lleva desde 2013 trabajando en sus drones de reparto y recientemente ha recibido la aprobación de la Administración Federal de Aviación de EEUU (FAA) para el lanzamiento de su programa Prime Air.

Los drones de Amazon Prime Air repartirán paquetes que no superen los 2,3kg (aproximadamente) y llevarán en media hora. Se cargarán en un dron eléctrico autónomo guiado por GPS que volará a unos 120 metros de altura y siguiendo la ruta registrada llevará el pedido al cliente. Los drones podrán volar hasta unos 25km de distancia.

Amazon Prime Air no se va a utilizar inmediatamente para el reparto a escala pero la compañía de Bezos afirma que está ya volando y probando la tecnología de sus aparatos.

Reparto con drones de UPS

El servicio UPS Flight Forward recibió en octubre de 2019 la autorización de la FAA para operar una “aerolínea de drones” para el reparto de paquetes. Desde ese momento la compañía empezó a trabajar en regiones rurales o suburbanas. Posteriormente, se asociaron con CVS Pharmacy en una clara apuesta por aprovechar la tecnología de los drones para el reparto de medicamentos.

Actualmente UPS está trabajando con la empresa alemana Wingcopter en el desarrollo de un nuevo tipo de dron que tiene la intención de operar a nivel mundial.

Reparto con drones de Alphabet

Alphabet (matriz de Google) se asoció con compañías como FedEx y la cadena farmacéutica Walgreens y, tras recibir la autorización de la FAA en abril de 2019 para operar vuelos con drones en el reparto de paquetes, creó el servicio ‘Alphabet Wing’.

Los primeros repartos con drones de Alphabet fueron en el estado norteamericano de Virginia.

Durante la crisis del coronavirus y las situaciones de confinamiento, en países como Australia y otras regiones con poca densidad de población se ha utilizado el servicio de reparto con drones de Alphabet para la distribución de productos de primera necesidad.

Ventajas e inconvenientes de los drones repartidores

Como todo en esta vida, el uso de drones repartidores tiene sus ventajas pero también algunos inconvenientes…

Entre los principales pros del reparto con drones están el ahorro de costes, tanto para las empresas como para los consumidores, la rapidez y fiabilidad en los envíos y la reducción de emisiones CO2 al ser una alternativa al transporte de paquetería habitual por carretera.

En la otra cara de la moneda, algunos de los contras son la pérdida de puestos de trabajo (para repartidores y transportistas) y los temas derivados de la privacidad para los clientes, debido a los sistemas GPS y cámaras que incorporan los dispositivos para encontrar los domicilios donde hacer las entregas.

El futuro de los drones de reparto

Sin duda, los drones de reparto van ganando cada vez más protagonismo dentro del sector logístico y plantea desafíos muy interesantes. No obstante la tecnología aún no está lo suficientemente madura como para la total implantación a nivel global en un futuro inmediato.

Otros retos a superar son las barreras legislativas, cada país tiene sus normas respecto al uso de drones en el ámbito logístico y se tiene que seguir trabajando en establecer los criterios adecuados.

También se tiene que pensar en la creación de estaciones de carga ya que el tiempo de autonomía de los drones es limitado así como aumentar la capacidad de estos dispositivos para que se puedan transportar mercancías más pesadas.

Lo que es seguro es que las compañías tecnológicas van a seguir trabajando en ello e innovando para crear dispositivos cada vez mejores, aunque requiere de mucha inversión. Una de las opciones más previsibles son las futuras alianzas de estas empresas con grandes compañías de retail.