Automatización robótica de procesos y aplicaciones en logística

Por Equipo BooBoo  ·  26 octubre 2020

Automatización robótica de procesos y aplicaciones en logística

Con el uso, implementación y estandarización de las nuevas tecnologías, el sector logístico ha comenzado a explorar diferentes vías para, por ejemplo, facilitar la gestión de inventario y satisfacer las necesidades personalizadas de los consumidores. Entre esas vías destaca la automatización robótica de procesos.

Sobre estos temas hablamos en la edición virtual de Global Robot Expo, una feria centrada en la innovación para la industria. Tuvimos la suerte de asistir a ponencias realmente interesantes en las que se comentaron casos muy concretos de la aplicación de la tecnología (robótica e IA) a nichos del sector de la logística.

Algunas de las principales conclusiones y aprendizajes que sacamos fueron que el sector está ante una auténtica revolución, que la IA permite a los equipos humanos focalizarse en tareas esenciales, que la implantación de estas tecnologías de robótica e IA deben venir precedidas de un plan de acción y que el equipo debe comprender y dominar estas tecnologías. 

Pero, ¿qué es la automatización robótica de procesos o RPA? En líneas generales, el objetivo de esta solución es incorporar distintos tipos de tecnologías robóticas para ayudar a los trabajadores en tareas que presenten algún tipo de repetición. Estas tareas pueden provenir de diferentes entornos, desde las cadenas de suministro hasta el servicio de atención al cliente. En este post comentamos una serie de ventajas y soluciones que pueden cobrar importancia en un futuro reciente.

La automatización robótica en tiempos de COVID-19

Una de las principales consecuencias de la COVID-19 en la automatización robótica ha sido la aceleración de una tendencia que ya estaba en auge en las compañías más innovadoras del sector de la logística y almacenaje, como Amazon, por ejemplo. 

El aumento inesperado del comercio electrónico ha desencadenado un foco de atención en estas tecnologías que permite satisfacer la demanda creciente y que es más fácilmente alcanzable con la automatización por medio de la robótica.

Además, la automatización contribuye a aumentar el rendimiento durante el tiempo deseado y en cualquier momento del día. 

Ganar tiempo gracias a los robots

Otra de las ventajas de la automatización robótica de procesos es que permite ganar tiempo y ser más rápidos, ya que se pueden realizar tareas de manera más ágil, como puede ser la colocación de mercancías en diferentes estanterías o incluso el transporte de las mismas entre almacenes.

Aprovechamiento máximo del espacio gracias a la RPA

Los pasillos y zonas de paso se pueden comprimir hasta el mínimo espacio necesario, ya que las máquinas evitan la intervención humana y, por tanto, vehículos de mayor tamaño que tendrían que utilizarse para realizar estas tareas.

Control y planificación del stock

Todas las tareas realizadas por un dispositivo robótico pueden ser monitoreadas por un solo operario a través de un ordenador, permitiendo así crear estadísticas en tiempo real como pueden ser las relativas al control y planificación del stock para pronosticar la oferta y la demanda futura.

Más ejemplos de automatización robótica en logística

La tecnología RPA se está posicionando como una herramienta muy rentable para que las empresas digitalicen su cadena de suministro y, a su vez, reduzcan costes. Otra de las ventajas que aporta es que permite que los trabajadores se centren en tareas más complejas, ganando en calidad y eficiencia. Estos son más ejemplos de las implementaciones de la RPA o Automatización Robótica de Procesos en logística:

  • Sistemas integrados para el eCommerce. Con la implementación de la RPA en la cadena de suministro y en los sistemas de verificación de pedidos, el cliente puede recibir alertas en tiempo real sobre posibles retrasos o complicaciones. Así se potencia la visibilidad y la transparencia en materia logística.
  • Ejecución de órdenes de compra. A través de criterios automatizados como el precio, la cantidad o la periodicidad de una compra.
  • Facilidad en el traspaso de documentación. Permite que la gestión de la documentación sea más sencilla y ágil: procesamiento de facturas, intercambio de datos, etc.
  • Camiones sin conductor. El uso de camiones autónomos permite ahorrar costes y agilizar los tiempos de reparto, sobre todo en la última milla. De esta forma se ofrece al cliente una experiencia mejorada.
  • Chatbots y cobots (robots colaborativos). Muchas de las preguntas que plantean los consumidores se repiten de manera constante, por lo que contar con asistentes robóticos de voz para resolver las diferentes cuestiones otorga más tiempo para atender otras actividades.

Además, muchas empresas como Amazon hacen uso de robots en las tareas de embalaje, almacenamiento y recolección, siendo mucho más rápidos.

  • Wearables y realidad aumentada. Con el crecimiento del IoT, los sistemas de ejecución de los almacenes pueden conectarse a diferentes wearables como puede ser un smartwatch para avisar a los empleados del estado del proceso.

Por otra parte, el uso de la realidad aumentada permite que el trabajador, a través de unas gafas, pueda visualizar el lugar exacto del pedido o información referente al mismo.

  • Sensores y camiones conectados. Con la utilización de sensores en los vehículos de reparto varios clientes pueden realizar un seguimiento simultáneo de dónde se encuentra su pedido. Además, las empresas pueden desarrollar informes del consumo de combustible y tomar medidas necesarias sobre ello.