Alternativas a tener un almacén en España

Estas son algunas alternativas a tener un almacén dentro de la estrategia logística de tu negocio para que decidas la que mejor se adapta a tu empresa.

@BOOBOO - Logística

16 mayo 2019

Saber si integras el almacenaje dentro de la cadena de suministro de tu empresa será una de las decisiones más importantes que deberás tomar al crear la estrategia logística que seguirá la compañía.

Son varios los factores que hay que tener en cuenta a la hora de tomar esta decisión, como pueden ser los costes derivados de la externalización o la internalización, el control que tendremos sobre esa parte del proceso logístico o la capacidad de reacción que tendremos sobre cualquier contratiempo que pueda surgir.

¿Es mejor tener un almacén propio o subcontratado?

Como comentábamos anteriormente, cada caso es único y todo depende de las variables que afecten directamente a tu negocio. Estos son algunos de los pros y contras de ambas opciones para que puedas tomar la mejor decisión posible en tu caso.

Almacén propio

Por un lado, aquellos negocios que optan por encargarse de la gestión de su propio almacén se encuentran con una serie de ventajas entre las que podemos destacar un mayor control de los movimientos y de las operaciones que se realizan en él, desde la entrada de las mercancías, hasta la salida de las mismas, un personal dedicado e implicado que es seleccionado directamente por la empresa, capacidad para priorizar la preparación de determinados pedidos, así como la entrada o salida de determinados materiales y una mayor capacidad de adaptación del almacén al producto, especialmente para productos con condiciones especiales de manipulación y almacenaje.

En cuanto a los inconvenientes, un almacén propio supone una inversión económica muy alta que puede resultar inalcanzable sobre todo al comienzo de algunos proyectos. Los costes de almacenaje pasarán de depender de la oferta y la demanda a suponer unos costes fijos que tendremos que asumir periódicamente con una menor capacidad de decisión sobre ellos. Además, tendrán una menor adaptación a aumentos o descensos temporales de negocio y una escalabilidad limitada.

Almacén subcontratado

Por otra parte, aquellos empresarios que optan por externalizar su almacén, dispondrán de unos costes de almacenaje variables en función del volumen de negocio que tengan en cada momento, con gran adaptabilidad a aumentos temporales de negocio y gran escalabilidad, todo ello sin tener que desembolsar grandes inversiones y con una capacidad de negociación con el proveedor muy importante.

Sin embargo, tendrán menos control sobre las operaciones que se realicen en esa parte de la cadena de suministro, contarán con un personal que no estará dedicado únicamente a su negocio y, en ocasiones, puede estar compartido con posibles competidores. Además, los procesos no serán específicos de su negocio, siendo poco susceptibles de modificación o priorización, a lo que se ha de sumar el hecho de que, generalmente, los operadores ofrecen soluciones estándar no adaptadas para condiciones especiales de manipulación o almacenaje. En este caso, contar con un proveedor de calidad que nos aporte una confianza completa sobre nuestro almacenaje será clave de éxito.

El dropshipping: ventajas e inconvenientes

En el caso concreto del ecommerce, existe una variante muy interesante al almacenaje propio o subcontratado de los productos que vende un negocio, se trata del dropshipping.

El dropshipping es un tipo de método de venta minorista, generalmente online. En lugar de que una tienda que almacene productos (de manera interna o externa), la tienda solo se ocupará de vender, haciendo prácticamente de intermediario entre el proveedor externo y el cliente final. En el momento que el consumidor efectúa la compra en la tienda, se emite una orden de compra al proveedor externo que almacena la mercancía y es este quien envía directamente el producto al cliente final. De esta manera, el producto nunca es almacenado por la tienda, ahorrando costes significativamente.

Ventajas del Dropshipping

Entre las ventajas que ofrece el dropshipping podríamos destacar principalmente que te permite centrarte en las ventas por encima de las «operaciones logísticas» y destinar los recursos económicos con los que cuentas a acciones de marketing y promoción de cara a tener una mayor repercusión en el mercado.

Se reduce el riesgo económico, al no ser necesario invertir en una infraestructura de almacenaje, transporte, distribución o envíos, ni en la compra previa de productos. Además no será necesario tener empleados contratados destinados a esta parte del negocio.

Dispones de un catálogo de productos amplio y actualizado en todo momento por el proveedor, ya que suelen poner a disposición de las tiendas un sistema que automatiza la actualización del catálogo en el ecommerce del cliente.

Inconvenientes del Dropshipping

Pese a que el dropshipping puede parecer muy atractivo, también cuenta con inconvenientes que hay que tener muy en cuenta. En ocasiones, existen dificultades para elegir el catálogo de productos de forma completamente personalizada, ya que es el propio mayorista el que decide y negocia con el fabricante y el ecommerce no tienen capacidad de decisión sobre los productos de que dispondrá para la venta.

Se da una pérdida de control prácticamente total sobre muchos de los procesos de venta, dejándolos en manos del dropshipper (proveedor externo).

Tú serás el responsable final y el que de la cara frente al cliente, si alguno de los envíos realizados no llega a su destino o no llega como debería, ya que estos envíos se harán bajo el nombre de tu negocio. Por ello, será a ti a quien exijan responsabilidades ante cualquier posible incidencia.

Ahora que ya conoces alguna de las diferentes opciones de las que dispones como alternativas a tener un almacén propio, decide si en tu caso la mejor opción es internalizar o externalizar este proceso buscando el mayor beneficio para tu negocio teniendo en cuenta las diferentes variables que te puedan afectar.

Artículos relacionados